El contacto

La Gestalt es una Terapia que se centra en el Contacto. El Contacto es la interacción de dos o más objetos (en este caso de dos personas, o de una persona con una cosa, etc). Esto quiere decir que cuando hay contacto una persona influye en otra y viceversa.

Siempre estamos en contacto con el medio, no podemos considerar al individuo aislado sin más. Por ejemplo, no es lo mismo que una persona se esté riendo de un chiste que le cuentan en un entierro, que en el cine, que en una reunión de amigos. Estar en contacto implica darme cuenta de que me está pasando y que le está pasando al otro. No imaginar lo que me pasa a mi o al otro/a. Tiene que ver con que el todo es más que la suma de las partes porque podemos tener dos personas muertas una frente a otra y no hay contacto porque no están vivas, aunque tengan todas sus partes falta algo que las hace funcionar.

El Psicólogo – Terapeuta Gestalt va a enfocar al paciente al contacto, a que tome conciencia de qué necesita aquí ahora en ese proceso. A través de la Terapia el paciente irá aprendiendo a no necesitar al Psicólogo – Terapeuta para ver qué necesita en su contacto y cómo conseguirlo.

- Zonas del Darse Cuenta:

- Zona Externa: Es el contacto con lo que está afuera de uno. Para ello utilizamos nuestros sentidos

- Zona Interna: La zona interna son nuestras sensaciones, emociones, vivencias, etc.

- Zona Intermedia: Es la zona de la Fantasía, de la imaginación, del pensamiento.

La zona intermedia nos puede causar problemas si no somos conscientes de que estamos imaginando algo. A veces nos creemos lo que pensamos sin más, aunque no tenga que ver con la realidad de lo que está pasando. Esto nos puede traer problemas. También nos puede traer problemas si nos quedamos mucho en la zona intermedia y evitamos contactar de verdad, es decir, nos creemos solo seres pensantes y nos disociamos de lo que estamos sintiendo, tocando, viendo, oyendo, etc. Por eso en Gestalt le damos más importancia a vivir experiencias que a hablar sobre ellas, ya que la experiencia te pone en contacto y hablar sobre ello es una elucubración mental. Por eso también se le da prioridad a la sensación que al pensamiento, porque el pensamiento puede desconectarte de lo que te está pasando realmente. Esto no significa que pensar sea malo o no sea útil. Quiere decir que a veces utilizamos el pensar en algo, imaginar algo, recordar algo para evitar cosas, evitar el presente o evitar el contacto.

El Psicólogo – Terapeuta va ayudando a través de la Terapia al paciente/ cliente a estar más en el contacto, y no estar masivamente en la zona intermedia, teniendo presente que le paciente no es solo lo que piensa. Por medio de la Terapia y con ayuda del Psicólogo – Terapeuta la persona se va integrando cada vez más y no se identifica solamente con su mente-cabeza-pensamiento (algo bastante común en la sociedad occidental).

[Volver...]